Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 noviembre 2009

BUITRES CARROÑEROS


A propósito del linchamiento público al pretendidamente violador y asesino que el ABC juzgó, condenó y ejecutó:

El diario El Mundo ha abierto un apartado en su web titulada “Los lectores piden perdón al joven de Tenerife”. Pedro Jota sigue siendo tan listo como siempre. A sus pies, Pedro J. Ramírez. Esto es lo que se llama atraer tráfico en la red.

Y mis preguntas son: ¿qué le han hecho los lectores al joven de Tenerife y porqué le tienen que pedir perdón? ¿porqué no le pide perdón el médico que firmó el informe que aseguraba que había desgarros vaginales? ¿porqué no le pide perdón el diario ABC por su portada, o las hordas de tertulianos atrapados en la miel de la morbosidad? y ¿porqué no le llaman por su nombre ahora que ya no es un violador y asesino? Hacía tiempo que no me indignaba tanto con el periodismo.

Por cierto, acabo de comer con un grupo de amigos muy doctos ellos y muy leídos y nadie sabía quién diantres es José Emilio Pacheco, hoy galardonado con el premio Cervantes. Bien.

Read Full Post »


Lo cierto es que no estoy de muy buen humor, qué se le va a hacer, ¿no?… La vida, en ocasiones, resulta un tanto ridícula. De todos modos me he visto empujada a escribir tras consultar el blog y comprobar que el Barón de Charlús se había dejado llevar por la inspiración. El sábado comprobé como, cada vez más a menudo, el gremio periodístico sucumbe a la estupidez y a la falta de profesionalidad. En esta ocasión no se trata de un juicio paralelo, no; es algo más complicado. Lo que ha ocurrido se podría definir como linchamiento mediático. El diario ABC publicó el sábado una de las portadas más lastimosas de su historia con el titular La Mirada de un Asesino de una Niña de Tres años.

Se daba por sentada así la muerte de la niña menor de tres años Aitana a manos del compañero de su madre, Diego P.V. en Tenerife. ¿Pero qué coño está pasando en este país? Este chico salió ayer en libertad condicional y sin fianza del joven madrileño porque el juez titular del juzgado número tres ha estimado que la niña falleció a consecuencia de una caída accidental y no debido a ningún abuso, ni físico ni sexual, como en principio apuntaron fuentes de la investigación. El linchamiento mediático al que se ha sometido a este chico ha sido repugnante. No puedo reflexionar muy bien.

Telecinco y Cuatro se fusionan ya

La fusión de Telecinco y Cuatro es inminente. En breve saldrá Carlotti y entrará otro ejecutivo de Mediaset a dirigir la empresa.

Para los cubanos: voy a intentar reproducir la entrevista de Yoani en el suplemento en el blog de Yoani. Y aquí

Read Full Post »


Hoy he visto dos cosas que me recuerdan la pérdida de tiempo y espacio que los medios cometen. No es que crea que todo lo que aquí decimos es imprescindible y de gran calado, pero es que hay veces que me parto en dos de la risa con las chorradas que se publican.

Leo en El Periódico de Cataluña un artículo de Emilio Pérez de Rozas, que  el título de “Tom, aquí llevamos casco”, conmina a no sé quién por el mal ejemplo que dan Tom Cruise y Cameron Díaz en el rodaje de una película en Cádiz, en que protagonizan una persecución en moto durante un encierro de los sanfermines. Es para partirse, a este seññor le preocupa que no llevan casco, cuando la Dirección General de Tráfico nos persigue a todos por infringir las normas. Pero, don Emilio, si están en Cádiz corriendo sanfermines, que son unos especialistas los que actúan, que es una peli, que es todo mentira. A este hombre ¿no le preocupan cosas serias?

Y ahora voy a hablar de Intereconomía, una tele con un 1% de audiencia que se emite en abierto en TDT (por el dato no valdría la pena ni hacer mención a semejante inocuidad) y que hoy ha batido el récord de duración de una tertulia futbolística en directo (16 horas). Lo que no sé es porqué no han estado 15 días de tertulia, es perfectamente posible técnicamente e intelectualmente. He visto el vídeo del momento histórico en que llegan al récord y ha sido tan patético que os lo pongo para que os de también a vosotros una depresión catódica o de plasma o de leds.

El fútbol podría estar bien si los que hacen estos programas no fueran retrasados mentales.

Read Full Post »

AMINATOU TIENE HAMBRE


Nunca he entendido muy bien lo de las huelgas de hambre, será que yo me quiero mucho y sufrir para que sufran otros no entra en los esquemas de mi carácter.

Aminatou Haidar puede morirse en el intento de volver a su casa, en el Sahara. La situación es absurda. No puede volver porque Marruecos la ha expulsado y España no puede y no quiere entrar en litigios con el hermano marroquí (ni por Haidar ni por el Sahara). Le hemos ofrecido la ciudadanía española, pero tendría cojones volver de recoger un premio por su trabajo a favor de la paz siendo de otro país.

Y mientras en Canarias se arraciman inmigrantes recién llegados en espera de ser expulsados a la otra costa, Haidar quiere volver y no puede. Es verdaderamente una costa paradójica, la canaria.

Ser mujer, sahariana y de izquierdas es una auténtica putada en Marruecos.

Read Full Post »


Ha pasado un día desde el editorial conjunto de las doce cabeceras catalanas pidiendo dignidad para Catalunya por una posible sentencia del Constitucional recortando el Estatut y se ha convertido en un éxito. Pero, de todos modos, las posturas seguirán tan enconadas y diferenciadas como siempre.

 

Catalunya y sus ciudadanos pensarán que desde Madrid no se les entiende y que son unos jacobinos. Y en Madrid siempre creerán que los catalanes quieren la independencia y quedarse con toda la pasta. Simplista, pero muy efectivo. Una posibilidad, esgrimida por el PSOE, es que el PP debería retirar su maldito y cizañero recurso de inconstitucionalidad.

 

Este fin de semana se juega el Barça-Madrid en un ambiente caldeado. Podrá el fútbol unir lo que la política es incapaz de hacer. Parezco una imbécil, no me gusta nada esto del puto FAIR Play, parezco Iñaki Gabilondo.

 

Bueno, sobre los curas pederastas y el aborto tengo una pregunta. Si el Vaticano está dispuesto a acoger en su seno a religiosos anglicanos casados, ¿qué ocurriría si pudiesen acoger a religiosas –no monjas, sino obispas y mujeres con el permiso de Dios para celebrar misas- anglicanas violadas por sus compañeros y dispuestas a abortar?  

 

Read Full Post »


Ayer era un mal día para hablar del aborto, justamente el mismo día en que la Iglesia se encontraba con un nuevo escándalo de pederastia en la diócesis de Dublín. Años y años de abusos, cientos de niños víctima de las perturbaciones mentales de los ejércitos de Dios. Ahora recuerdo que hace unos días la Iglesia se lamentaba de la falta de vocaciones, no hay suficientes curas para todos los destinos. No sabéis cómo me alegro. Menos curas, menos pederastas.

Y volviendo al debate del aborto, que ayer paso el obstáculo de los vetos que presentaban PP, CiU y Rosa Díez (ella sóla con su mecanismo), me alegro mucho de que el PP pusiera de portavoz de sus postulados a una señora embarazada, la señora Moneo, que no necesita abortar.

Me pregunto si una niña violada por un cura que aborte también es excomulgada

Si se te ocurre una buena foto alusiva, ponla, Isabel

Read Full Post »


El equipo editorial de Blefarostato, el Barón de Charlús e Isabel Castejón, se suman al artículo editorial que hoy publican doce cabeceras catalanas conjuntamente en defensa de Catalunya y de su Estatut. Se trata de un hecho sin precedentes en 30 años de democracia.

A continuación se reproduce el texto.

La Dignidad de Catalunya

Después de casi tres años de lenta deliberación y de continuos escarceos tácticos que han dañado su cohesión y han erosionado su prestigio, el Tribunal Constitucional puede estar a punto de emitir sentencia sobre el Estatut de Catalunya, promulgado el 20 de julio del 2006 por el jefe del Estado, rey Juan Carlos, con el siguiente encabezamiento: “Sabed: Que las Cortes Generales han aprobado, los ciudadanos de Catalunya han ratificado en referéndum y Yo vengo en sancionar la siguiente ley orgánica”. Será la primera vez desde la restauración democrática de 1977 que el Alto Tribunal se pronuncia sobre una ley fundamental refrendada por los electores.

La expectación es alta. La expectación es alta y la inquietud no es escasa ante la evidencia de que el Tribunal Constitucional ha sido empujado por los acontecimientos a actuar como una cuarta cámara, confrontada con el Parlament de Catalunya, las Cortes Generales y la voluntad ciudadana libremente expresada en las urnas. Repetimos, se trata de una situación inédita en democracia. Hay, sin embargo, más motivos de preocupación. De los doce magistrados que componen el tribunal, sólo diez podrán emitir sentencia, ya que uno de ellos (Pablo Pérez Tremps) se halla recusado tras una espesa maniobra claramente orientada a modificar los equilibrios del debate, y otro (Roberto García-Calvo) ha fallecido.

De los diez jueces con derecho a voto, cuatro siguen en el cargo después del vencimiento de su mandato, como consecuencia del sórdido desacuerdo entre el Gobierno y la oposición sobre la renovación de un organismo definido recientemente por José Luis Rodríguez Zapatero como el “corazón de la democracia”. Un corazón con las válvulas obturadas, ya que sólo la mitad de sus integrantes se hallan hoy libres de percance o de prórroga. Esta es la corte de casación que está a punto de decidir sobre el Estatut de Catalunya. Por respeto al tribunal –un respeto sin duda superior al que en diversas ocasiones este se ha mostrado a sí mismo– no haremos mayor alusión a las causas del retraso en la sentencia.

La definición de Catalunya como nación en el preámbulo del Estatut, con la consiguiente emanación de “símbolos nacionales” (¿acaso no reconoce la Constitución, en su artículo 2, una España integrada por regiones y nacionalidades?); el derecho y el deber de conocer la lengua catalana; la articulación del Poder Judicial en Catalunya, y las relaciones entre el Estado y la Generalitat son, entre otros, los puntos de fricción más evidentes del debate, a tenor de las versiones del mismo, toda vez que una parte significativa del tribunal parece estar optando por posiciones irreductibles. Hay quien vuelve a soñar con cirugías de hierro que cercenen de raíz la complejidad española. Esta podría ser, lamentablemente, la piedra de toque de la sentencia.

No nos confundamos, el dilema real es avance o retroceso; aceptación de la madurez democrática de una España plural, o el bloqueo de esta. No sólo están en juego este o aquel artículo, está en juego la propia dinámica constitucional: el espíritu de 1977, que hizo posible la pacífica transición. Hay motivos serios para la preocupación, ya que podría estar madurando una maniobra para transformar la sentencia sobre el Estatut en un verdadero cerrojazo institucional. Un enroque contrario a la virtud máxima de la Constitución, que no es otra que su carácter abierto e integrador.

El Tribunal Constitucional, por consiguiente, no va a decidir únicamente sobre el pleito interpuesto por el Partido Popular contra una ley orgánica del Estado (un PP que ahora se reaproxima a la sociedad catalana con discursos constructivos y actitudes zalameras). El Alto Tribunal va a decidir sobre la dimensión real del marco de convivencia español, es decir, sobre el más importante legado que los ciudadanos que vivieron y protagonizaron el cambio de régimen a finales de los años setenta transmitirán a las jóvenes generaciones, educadas en libertad, plenamente insertas en la compleja supranacionalidad europea y confrontadas a los retos de una globalización que relativiza las costuras más rígidas del viejo Estado nación. Están en juego los pactos profundos que han hecho posible los treinta años más virtuosos de la historia de España. Y llegados a este punto es imprescindible recordar uno de los principios vertebrales de nuestro sistema jurídico, de raíz romana: Pacta sunt servanda. Lo pactado obliga.

Hay preocupación en Catalunya y es preciso que toda España lo sepa. Hay algo más que preocupación. Hay un creciente hartazgo por tener que soportar la mirada airada de quienes siguen percibiendo la identidad catalana (instituciones, estructura económica, idioma y tradición cultural) como el defecto de fabricación que impide a España alcanzar una soñada e imposible uniformidad. Los catalanes pagan sus impuestos (sin privilegio foral); contribuyen con su esfuerzo a la transferencia de rentas a la España más pobre; afrontan la internacionalización económica sin los cuantiosos beneficios de la capitalidad del Estado; hablan una lengua con mayor fuelle demográfico que el de varios idiomas oficiales en la Unión Europea, una lengua que en vez de ser amada, resulta sometida tantas veces a obsesivo escrutinio por parte del españolismo oficial, y acatan las leyes, por supuesto, sin renunciar a su pacífica y probada capacidad de aguante cívico. Estos días, los catalanes piensan, ante todo, en su dignidad; conviene que se sepa.

Estamos en vísperas de una resolución muy importante. Esperamos que el Tribunal Constitucional decida atendiendo a las circunstancias específicas del asunto que tiene entre manos –que no es otro que la demanda de mejora del autogobierno de un viejo pueblo europeo–, recordando que no existe la justicia absoluta sino sólo la justicia del caso concreto, razón por la que la virtud jurídica por excelencia es la prudencia. Volvemos a recordarlo: el Estatut es fruto de un doble pacto político sometido a referéndum.

Que nadie se confunda, ni malinterprete las inevitables contradicciones de la Catalunya actual. Que nadie yerre el diagnóstico, por muchos que sean los problemas, las desafecciones y los sinsabores. No estamos ante una sociedad débil, postrada y dispuesta a asistir impasible al menoscabo de su dignidad. No deseamos presuponer un desenlace negativo y confiamos en la probidad de los jueces, pero nadie que conozca Catalunya pondrá en duda que el reconocimiento de la identidad, la mejora del autogobierno, la obtención de una financiación justa y un salto cualitativo en la gestión de las infraestructuras son y seguirán siendo reclamaciones tenazmente planteadas con un amplísimo apoyo político y social. Si es necesario, la solidaridad catalana volverá a articular la legítima respuesta de una sociedad responsable.

Read Full Post »

Older Posts »